El correo electrónico es el medio más rápido, eficiente y fácil de usar, lo que lo convierte en el servicio más usado de Internet. Con el paso del tiempo se ha vuelto tan importante, que desplazó a otras prometedoras alternativas de comunicación como el mismo correo tradicional o el fax.

Esta herramienta de trabajo facilita diversas funciones en una organización, permitiendo la comunicación efectiva entre compañeros de trabajo, clientes, proveedores,  o personas ajenas a la empresa. Es importante cuidar la imagen de la organización para la que trabajas, observando la formalidad con la que escribas un mensaje, evitando faltas de ortografía o errores de redacción.

Un correo bien redactado es la manera adecuada para concretar cualquier proyecto de negocios.

¿Te gustaría crear una oportunidad de negocio al enviar un correo electrónico? A continuación te mostraremos nuestros mejores consejos para escribir un correo ganador:

  • Empieza con un borrador: Este paso te ayudará a organizar la idea principal de tu mensaje, puedes redactar tu mensaje basándote en la fórmula para obtener la historia “completa” sobre algo (¿qué?, ¿cómo?, ¿cuándo?, ¿quién?, ¿dónde?, ¿por qué o para qué?). Poniendo la información menos importante al final.
  • Elige un buen asunto: Si tu intención es que te respondan rápidamente, debes resumir lo mas importante del correo en menos de 5 palabras. Actualmente 1 de cada 3 personas tienen asociada la cuenta de correo a su smartphone, por lo tanto al escribir un asunto corto, el remitente podrá visualizarlo correctamente desde cualquier dispositivo.
  • Inicia con un saludo atemporal: Una de las razones del éxito del correo electrónico, es la particularidad de responder en cualquier momento del día. Evita incluir en tu saludo los tradicionales “buenos días” o “buenas tardes”, ya que no sabes en que momento será leído tu mensaje.
  • Se conciso: Aunque cada mensaje es especial, trata de ser lo mas directo posible utilizando palabras simples.
  • Muestra tus modales: Nunca olvides decir “por favor”y “gracias”. No contestes un correo cuando estés molesto.
  • Despedida: Emplea una despedida cordial como agradecimiento.
  • Agrega tu firma personal: Para que las personas se puedan comunicar contigo, asegúrate de incluir el nombre de la empresa, departamento al que perteneces, número telefónico y una dirección de correo electrónico.
  • Dale un último vistazo: Para corregir ortografía revisa que el destinatario sea el indicado, poner en copia (CC) a las personas que desees tener en la conversación. Al adjuntar algún documento, asegúrate de hacerlo correctamente.
  • Garantiza que el email es el medio adecuado para tu mensaje: Si la información es demasiado sensible, también puedes tratar el asunto en una junta con las personas directamente involucradas.
  • No subestimes ningún correo: Existen correos en los cuales la formalidad no es tan importante, pero es necesario seguir siempre ciertas reglas gramaticales, utilizando una fuente de letra profesional como Times New Roman o Arial de tamaño legible, para mantener una imagen profesional deja a un lado los “emojis”.

Dedicar un poco más de tu esfuerzo para redactar un correo de la mejor manera posible, te ayudará a mantener una imagen profesional apropiada, mejorando la comunicación corporativa y aumentando la productividad laboral.