Cada vez son más las exigencias requeridas al momento de realizar una contratación laboral ya que, el filtro de búsqueda de los especialistas en recursos humanos es cada vez mas elevado. Actualmente para una búsqueda de empleo, no basta simplemente con elaborar un currículo atractivo que se adapte con las descripciones de la vacante. La mayoría de los entrevistadores tienen una carta determinante bajo la manga: Las preguntas estratégicas.

Las preguntas estratégicas son utilizadas para conocer inconscientemente las habilidades individuales y colectivas del entrevistado, trasmitiendo a través de sus posibles respuestas el grado de compatibilidad con el puesto ofertado. Normalmente van enfocadas al crecimiento que tendrá en la posición y cultura de la empresa.

Para salir bien librado de una entrevista de trabajo es necesario tomar en cuenta diversos factores, dentro de los cuáles destaca responder adecuadamente las preguntas estratégicas del entrevistador, un elemento clave que puede marcar la diferencia entre un posible candidato y el futuro colaborador de la compañía.

En este articulo conocerás las preguntas estratégicas más comunes y como superarlas de manera satisfactoria.

  1. ¿Cuales son tus habilidades? Quizá la pregunta más utilizada en una entrevista de trabajo, aparentemente demasiado fácil de responder. En realidad no eres tan “perfeccionista” como piensas. Mostrar una buena actitud y disposición para las  distintas áreas de oportunidad hablara mucho mejor de ti, bien dicen que una persona nunca deja de aprender.
  2. ¿Cuál es tu mayor debilidad? Lo ideal es complementar con una de tus virtudes que pueda equilibrar las áreas de oportunidad, reconociendo siempre que con esfuerzo y dedicación puedes seguir mejorando constantemente.
  3. ¿Por qué te gustaría trabajar en nuestra empresa? Una manera de percibir lo que puedes aportar a la organización, es conocer de manera previa todos los aspectos posibles. Para descubrir si tus ideales coinciden con la cultura empresarial, y de que manera puedes contribuir a mejorarla.
  4. ¿Tienes alguna pregunta? Muy al contrario de lo que pudiera parecer, responder negativamente no es necesariamente la mejor respuesta. Es cierto que tampoco se trata de mostrar todas tus dudas, pero el no hacer preguntas puede anunciar falta de interés. Por el contrario, puedes aprovechar para aclarar tus dudas sobre las actividades en tu departamento o pedir más información sobre las expectativas salariales.

Para llevar a cabo todos estos consejos con éxito es de vital importancia poner atención a todos los detalles, específicamente a las reacciones del entrevistador, esto te permitirá saber cómo enfocar tu respuesta y te ayudará a dejar de lado los nervios.