La psicología positiva es la rama de la psicología encargada de hacer nuestra vida mas amena, sin dejar de lado los problemas comunes, destacando las cosas buenas de la vida, como las cosas malas. Para Martin Seligman psicólogo pionero de la psicología positiva, no importa tener el mejor cuerpo o ser el mas guapo, ni mucho menos tener más dinero, el nivel de sociabilidad es lo que distingue a las personas felices.

Ser una persona altamente sociable elimina una gran cantidad de problemas, tener amigos y preocuparse por ellos sin importar el estatus social o económico, refuerza tu autoestima, desarrollando grandes virtudes interpersonales. Habilidades que se relacionan directamente con nuestra felicidad, no solo en momentos de mucha emoción como comprar un coche nuevo, graduarte de la universidad o ser ascendido en el trabajo, sino en cualquier momento de tu vida diaria.

Si logramos involucrarnos de manera positiva en todas las actividades diarias, aunque nos parezcan poco placenteras, usando nuestras fortalezas y habilidades la sensación de bienestar personal se eleva. Mientras nuestras emociones positivas sean mas que las negativas, mayor será nuestro bienestar.

El buen humor y el optimismo se han convertido en puntos fundamentales en la psicología positiva y la inteligencia emocional, facilitando la posibilidad de ser una mejor persona al vivir plenamente. Las personas que realmente tienen éxito son quienes tienen mayor capacidad de perseverancia.

Poder dedicar parte de tu tiempo a una actividad sin fines de lucro para ayudar a alguien, es ser una persona agradecida con el entorno social. En definitiva hay cosas que las personas pueden hacer para llevar una vida mejor, pero el trabajo duro seguirá siendo el único secreto de la felicidad. 

“La vida inflige los mismos contratiempos y tragedias en el optimista como en el pesimista, pero el optimista las resiste mejor” Martin Seligman