La inteligencia emocional es aquella parte de la inteligencia encargada de gestionar nuestras emociones, ayudándonos a regularlas e identificarlas. Controlar las conductas impulsivas permite que la respuesta emocional se adapte a nuestras circunstancias o entorno.

Según el gran psicólogo estadounidense Daniel Goleman la inteligencia emocional se define como: “la capacidad de reconocer aceptar y canalizar nuestras emociones para dirigir nuestras conductas”.

Actualmente la mayoría de las organizaciones capacitan a su personal en inteligencia emocional, una habilidad cada vez más importante. El nuevo proceso de selección de talento en la mayoría de las empresas consiste en poner al candidato en situaciones de alto estrés, conociendo rápidamente su capacidad de lidiar con las emociones.

Las personas con altos niveles de inteligencia emocional se caracterizan por tener buenas relaciones interpersonales, haciendo sentir orgullosas a las personas que están a su alrededor. Para ellos las criticas se convierten un aspecto positivo intentando en todo momento tener una vida plena, sin embargo, son firmes cuando la situación lo amerita.

Tener autocontrol sobre las emociones en conjunto con una buena manera de reaccionar ante cualquier evento, puede parecer una meta difícil de alcanzar, pero utilizando adecuadamente la motivación personal, descubrirás que los limites no existen y que tus objetivos están mas cerca de lo que imaginabas.

Convertirte en una persona autocrítica, proporciona la madurez necesaria para reconocer y afinar tus fortalezas, desarrollando al mismo tiempo los puntos mas frágiles en tu perfil.

El coeficiente emocional tiene un impacto positivo en las personas, al ponerlo en práctica te dará las herramientas necesarias para obtener resultados satisfactorios y exitosos.

“La inteligencia emocional representa el 80 por ciento del éxito en la vida.”  Daniel Goleman