El Liderazgo femenino es un tema que adquiere cada vez más relevancia a nivel mundial, sobre todo en los espacios de trabajo modernos. Donde las empresas están participando con mayor fuerza para generar igualdad de oportunidades y generar un clima laboral equitativo.

Impulsar la diversidad y la inclusión, de las mujeres en puestos estratégicos, genera mejores rendimientos comerciales e incrementa la competitividad. La mujer moderna, ha dedicado tiempo y esfuerzo para construir una carrera profesional exitosa, incluso optando por postergar sus planes personales.

El liderazgo femenino es indispensable en todos los equipos de trabajo,
con el objetivo de crear un estilo de trabajo inclusivo, colaborativo y efectivo, algunas veces asume más riesgos de innovación que el estilo masculino.

¿Cuáles son las cualidades del Liderazgo Femenino?

  • Comunicación efectiva: Si algo distingue a la mujer es su capacidad por mantener la interacción ante cualquier situación. Manteniendo un equipo motivado y abierto a la negociación.
  • Participación: Una mujer líder, fomenta la unidad de equipo, manteniéndose atenta a escuchar las opiniones de los integrantes en el proyecto común para la empresa.
  • Orquestar: Siempre procurando el reparto de tareas adecuado, perdiéndole el miedo a delegar para crear y fortalecer las identidades del grupo de trabajo.
  • Proximidad: Son sociables, expresivas y cercanas, lo que facilita los resultados, cuidando el lado “humano” de las personas, generando altos niveles de empatía.
  • Cooperación: Esto hace que el trabajo en equipo fluya de manera natural, manteniendo los procesos ordenados y sanos.
  • Disposición al cambio: Su estilo es innovador, con un firme sentido de la calidad, centrado en la persona, flexible, comunicativo y persuasivo. Poseen la capacidad innata de pensar y actuar en en el momento oportuno. Esto les da una ventaja competitiva a la hora de tomar decisiones y enfrentar crisis.

Las cualidades anteriores, no corresponden exclusivamente a la dirección femenina, ya que muchos altos cargos masculinos también las presentan, sin embargo, estas características se adaptan con mayor frecuencia al estilo de liderazgo femenino.

Actualmente, la presencia de mujeres en altos mandos directivos para empresas nacionales e internacionales, es un poco más escasa a comparación con la de los hombres, por lo que se vuelve más significativa e importante.

El liderazgo femenino tiene su estilo propio, el ámbito empresarial puede potenciar el crecimiento de hombres y mujeres, ya que nunca es tarde para incorporar nuevos valores organizacionales, y así aumentar la productividad.

Con el objetivo de crear un estilo de trabajo inclusivo, colaborativo y efectivo. En GRUPO PRODENSA, reconocemos a las mujeres por su trabajo, esfuerzo y compromiso.