La innovación laboral es aquella que esta relacionada directamente con la gestión de talento, es la búsqueda constante de soluciones estratégicas e innovadoras en los procesos de selección y retención de personal a cargo de los expertos en recursos humanos o diversos lideres empresariales.

Grandes empresas han podido implementar la innovación como un valor corporativo de su identidad organizacional. Facilitando la capacidad de innovar en distintos niveles, desde los elementos más sencillos como las ideas de mejora, hasta algunos más avanzados como cambios estructurales para hacer más eficiente cualquier proceso.

En el ámbito personal, la innovación es un elemento que te permite ver más allá de las oportunidades de cambio, proporcionando la intención de superarlas de manera creativa y eficiente. Para poder innovar con éxito, tienes que enseñar a tu mente y a la de tu equipo a salir de la caja. Aquí te dejamos algunos consejos para lograrlo:

  1. Incrementa tu creatividad: Realiza actividades diferentes, olvídate de la rutina. Platica con personas desconocidas y haz algo que generalmente no haces.
  2. Promueve la interacción: Invita a tu equipo a salir de su cubículo, organiza reuniones informales en la sala de juntas o comedor, así podrán debatir sus ideas con mayor facilidad.
  3. Cede el poder a tu equipo: Para tener motivados a todos los integrantes de un equipo de trabajo, es necesario hacerlos sentir en confianza para poder dar su punto de vista  y aportar ideas nuevas para alcanzar nuevas metas.
  4. Inspírate en otras ideas: No se trata de copiar, la intención de observar a tu alrededor es  para mejorar o cambiar las herramientas para aprovecharlas al máximo.
  5. Comienza por las pequeñas cosas: Para cambiar la historia de la humanidad, primero podrías empezar por cambiar las áreas de oportunidad en tu trabajo u oficina.
  6. Anota todas tus ideas: La creatividad no respeta horarios, así que siempre que tengas una idea anótala en tu celular o siempre lleva una pequeña libreta de notas para que no se te escape ninguna.

Aunque no tengas una idea de lo más innovadora, reúnete mensualmente con el resto de tu equipo para darle un valor agregado a tu trabajo. De esta manera obtendrás la inteligencia colectiva necesaria, y podrás concretar las mejores ideas.

Así que ya lo sabes, para tener un espíritu innovador trata de ubicarte en otro lugar y ponte a buscar ese elemento que aun nadie ha encontrado para crear algo novedoso.