Cada vez es más habitual en las oficinas ver a los empleados trabajar con audífonos escuchando música.
Contar con un ambiente de trabajo cómodo y que te motive a trabajar es un requisito indispensable para poder aumentar tu productividad. Muchos colaboradores se refugian en la música como acompañante de sus tareas más tediosas y que no requieren un alto grado de concentración por su parte. Si escuchar música mientras trabajas te ayuda a mejorar tu productividad, ¿Por qué no seguir haciéndolo? La música ayuda a estimular el cerebro del ser humano.
Según el estudio “The effect of music listening on work performance”, publicado por la investigadora Teresa Lesuik,” escuchar música en el trabajo tiene un impacto positivo sobre el rendimiento de los colaboradores, si se cumplen determinadas condiciones.
Cuando el colaborador escucha la música adecuada, la que le gusta, mientras realiza su trabajo, genera una sustancia llamada dopamina, lo que ayuda a eliminar el estrés y a asociar el trabajo con un valor positivo.
Así, la música puede ayudar a conseguir mejores resultados en el trabajo, aunque no siempre es así. No todos reaccionan igual ante la música, por lo que habrá personas que no son más productivas en un ambiente en el que suene la música.
Aun así, entre los resultados del estudio se observan correlaciones estadísticamente positivas entre la cantidad de tiempo en que se escuchaba música y el incremento de los efectos positivos.
Así mismo, también se observa que la edad es un factor determinante en este sentido, siendo los colaboradores más jóvenes los que mejoran en su rendimiento, y los que más tiempo escuchan música en el trabajo.
Así, como conclusión, podemos indicar que:
  • Escuchar música en el trabajo está comprobado que puede favorecer la productividad en el rendimiento de un colaborador.
  • La música ayuda a eliminar el estrés y favorece la concentración individual.
Fuente: “The effect of music listening on work performance”, por Teresa Lesuik