A nivel nacional, el aumento salarial mínimo para las posiciones generales se ajusta normalmente en función del índice de precios al consumidor (la inflación promedio de 2016 fue del 2.8%, el crecimiento al final del período alcanzó el 3.4%). Sin embargo, es una práctica común ofrecer un aumento mayor, particularmente para los empleados por hora.

En particular, los aumentos de los salarios en los principales estados manufactureros han sido históricamente superiores a la inflación. Los acuerdos de negociación colectiva han sido, por lo general, negociados con un aumento promedio anual de un mínimo del 4%. Además, otros indicadores de referencia, como el salario diario de los trabajadores del IMSS y el salario mínimo, han estado históricamente creciendo por encima del 4.5%.

Por ejemplo, considerando las empresas manufactureras del área metropolitana de Monterrey, en promedio del año pasado, las compañías aumentaron su sueldo por hora de los empleados un 4.6%. Por otra parte, la mayoría de las empresas aplican sobre los aumentos de inflación a los empleados que adquieren los contratos permanentes.

Por otro lado, las empresas especificaron que el aumento salarial promedio de sus empleados administrativos en el año pasado fue de un 5.6%. Sin embargo, es importante especificar que los ajustes de los empleados salariales se basan principalmente en su revisión anual del desempeño. En particular, los administradores y los altos niveles ejecutivos de ajuste están totalmente determinados por su valoración de rendimiento por lo que cada caso debe ser revisado individualmente.

En conclusión, considerando los indicadores antes mencionados, es importante antes de evaluar cualquier aumento salarial hacer referencia a tendencias de mercado particulares para cada estado e industria, diferentes indicadores que podrían ser mejor representativo para la empresa.

Analizando los datos generales, referencias y estimaciones, GRUPO PRODENSA recomienda ofrecer un mínimo general del 4.5% de aumento para el 2017 y mantener un salario competitivo.

Como norma futura, se recomienda establecer una métrica para toda la empresa (ventas, plazos de entrega, quejas de los clientes) y relacionar directamente el aumento anual de acuerdo a los resultados. A través de muchas industrias, la remuneración por rendimiento motiva, así como retiene a los empleados, aumentando el sentido de empoderamiento si los empleados son recompensados por el trabajo duro y la colaboración.