Por primera vez en el ámbito laboral, convivirán hasta cinco generaciones diferentes en el mismos espacios de trabajo. Para distinguir esta diferencia generacional, la edad no es el único factor en juego.

Para los especialistas en Recursos Humanos, definir el rol de liderazgo dentro de las organizaciones, así como establecer los incentivos y motivantes para impulsar a los colaboradores a cumplir los objetivos grupales es todo un reto.

Marcados por diferentes contextos sociales, económicos y políticos, cada generación tiene algo que aportar, aunque en ocasiones tienen rasgos similares con generaciones anteriores, también pueden tener diferencias.

Para Álvaro García, Director de Recursos Humanos en GRUPO PRODENSA, existen dos aspectos principales para diferenciar una generación de otra:

-La forma de comunicarnos entre generaciones es totalmente única.
-La manera en como cada generación valora su profesión y el centro de trabajo.

¿Cómo crear un ambiente de colaboración sin importar la generación?

Lo fundamental es trabajar en la cultura organizacional, así como los valores y creencias que como organización promovemos. Las oficinas modernas y los espacios de trabajo ayudan, pero no son suficientes.

“Puedes tener espacios de trabajo colaborativos y esquemas de trabajo flexibles, pero puede haber una cultura de trabajo toxica. Nuestra labor como departamento de Recursos Humanos, no es elegir el mobiliario de la oficina, sino crear una cultura favorable en nuestros centros de trabajo”, destacó.

¿Cuáles son las generaciones en el trabajo y qué les caracteriza?

Tradicionalistas: Esta generación es edad más avanzada, con una media de 65 años, pero con fuerza aún para desempeñar un trabajo. Son fieles al concepto de jerarquía y autoridad en la empresa y es la forma de trabajar con la que más cómodos están.

Babyboomers: Esta generación busca seguridad dando una gran importancia al trabajo. La productividad y el estatus son el centro de su concepción del mundo laboral además del compromiso con la vida profesional.

Generación X: Son estables e independientes, aunque muy colaborativos. Sin embargo, se distinguen por trabajar con menos supervisión y más autonomía prevaleciendo la importancia de su profesión sobre el trabajo mismo.

Millennials Con una media de edad de 25 años, se convirtieron en la primer generación “multiprofesiones,” donde pueden desempeñar puestos distintos durante su desarrollo profesional. También llamada la “generación Y”, son emprendedores, idealistas, ambiciosos, llenos de autoconfianza. Además dominan perfectamente las nuevas tecnologías. Eso sí, priorizan ante todo la calidad de vida.

Centenials: Superarán la dinámica de distintos roles y profesiones, valorando la flexibilidad y movilidad en las empresas.

Integrar grupos de individuos con perspectivas, objetivos, valores y conocimientos específicos muy alejados entre ellos no deja de ser un gran reto para cualquier empresa.

Para mejorar las relaciones interpersonales, podemos hacer varias cosas, pero entre ellas destacamos dos ejes principales: la colaboración y la comunicación. Conocer a cada generación en profundidad facilita la gestión de equipo y la delegación de tareas.

Quizá existan diferencias en una gestión del talento multigeneracional, pero comprender estas diferencias será indispensable para crear planes y programas en los que cada miembro de la organización aporte algo al crecimiento de la misma, sin importar su rango o edad.