Estar muy bien informado y tener conciencia del valor individual como profesionista, te ofrece la posibilidad de identificar las empresas en las que puedes desarrollar más fácilmente las habilidades que posees. Saber con exactitud lo que puedes aportar a la empresa, te permite negociar de mejor manera cualquier tipo de condición laboral.

Pero para aumentar tu valor profesional, la mejor manera es desarrollando una marca personal adecuada. A través de ella, puedes trazar tu propio camino en el mundo de los negocios. La marca personal es un aspecto importante al momento de buscar una nueva oportunidad laboral, o postularse para un mejor puesto empresarial, sin embargo, existe una delgada línea entre proyectar un buen o un mal aspecto hacía los demás, ya que, si te muestras como un completo profesional en el sector, tienes que realmente serlo.

La falta de experiencia al comenzar una carrera profesional puede disminuir nuestro valor en el mercado, pero también nos permite hacer cosas para que podamos incrementarlo. Todas las personas tienen competencias individuales y habilidades que las hacen únicas, pero no cualquiera tiene la capacidad de sacarles el máximo provecho.

Las ofertas de trabajo a veces son muy sencillas y otras veces exigen más de lo que realmente se requiere, por lo que en ocasiones resulta complicado tratar de adaptarse a las necesidades de un determinado puesto. A continuación enumeramos los aspectos más importantes para desarrollar tu imagen profesional e incrementar tu valor en el mercado:

  1. Detectar con calma cuales son tus fortalezas y debilidades. Buscar una nueva oportunidad siempre es todo un reto, por eso puedes acudir a tus amigos o familiares y preguntarles que aspecto valoran más de ti y en cual pudieras mejorar.
  2. Conocer a fondo la experiencia laboral previa con la que cuentas. No solamente en años de trayectoria, sino también en retos e innovaciones (para esto es importante saber que impacto han tenido tus acciones en tus empleos anteriores).
  3. Formar una red de contactos de manera profesional. En cualquier posición y a cualquier nivel es importante tener una cartera de clientes, de alianzas y de líderes.
  4. Tener idiomas y habilidades adicionales. Una vez aclarados tus puntos fuertes y áreas de mejora, es momento de buscar aprender algo nuevo, aunque no estén relacionadas directamente con tu actividad diaria, puedes utilizarlas para darle un valor agregado a tu perfil.

¡Sé más consciente de tu valor y consigue el empleo que siempre quisiste!