La mayoría de las personas que siguen algún programa de manejo del tiempo, se dan cuenta que en realidad reduce su productividad y efectividad.

Si en realidad quieres hacer tu trabajo y ser efectivo, enfócate menos en gestionar tu tiempo y más en ti y en las cosas que estás trabajando. Entonces podrás empezar a encontrar caminos para reducir tu carga personal.

Aquí traemos 7 formas para hacerlo realidad:

 

1. Utiliza el talento de otros

En ocasiones, si tienes muchas cosas que hacer, es imposible que puedas terminar todo tu solo, ni aunque quisieras. Necesitas ayuda de otros—y entre más personas conozcas, menos tienes que hacer tú solo. Primero, claro, necesitas capacitas, empoderar y alentar a tus compañeros. El outsourcing y el talento de los demás es un camino SEGURO para que tu tengas que hacer menos solo.

2. Haz menos pero más enfocado

Muchos de nosotros nos ocupamos tanto en ver todas las tareas que tenemos que terminar que en realidad nos tomamos muy poco tiempo para enfocarnos en lo que realidad tiene que terminarse. Una vez que decidas en que tarea vas a trabajar—eso es, una vez que hayas escogido la tarea de más impacto—ponte a trabajar en eso y enfócate por completo.

Reflexiona en lo que necesitas a hacer y entonces enfócate hasta que acabes. No caigas en distracciones y no dejes que tus pensamientos vuelen. Hacer una tarea a la vez te hará más efectivo que estar haciendo y pensando en muchas cosas a la vez.

 

3. Haz un sistema y una estrategia

Una persona organizada con una estrategia es digna de grandes ideas y sueños. Todos necesitamos aprender a crear sistemas que nos ayuden a categorizar las tareas y hacer una estrategia para completarlas. Tómate el tiempo de pensar las cosas y hacer la planeación cada día—para la mayoría, al inicio y al final del día laboral son los mejores momentos.

4. Aprovecha tus fortalezas

Es mucho más efecto trabajar en las cosas en las que eres bueno, que pasar mucho tiempo trabajando en las cosas en las que no eres tan bueno.

¿Cuáles son tus fortalezas? Haz esas cosas primero, porque ya sabes como hacerlas bien sin tener que estarte corrigiendo. Pregúntate para cada tarea: ¿Te da energía o te distrae? Si te distrae, asígnala a alguien que pueda usar sus fortalezas y ganar energía de ella.

 

5. Mantente consciente y calmado

¿Qué tiene que ver la consciencia con el manejo del tiempo? Todo. La consciencia es un estado mental alcanzado por el entendimiento del momento mientras aceptas tus pensamientos, sentimientos y sensaciones. Esta simple técnica no sólo te ayuda a calmarte, sino que también te ayuda a crear la claridad que necesitas para realizar el trabajo por el que eres responsable.

6. No reinventes la rueda

Es mucho más productivo para todos nosotros el usar nuestro tiempo en lo que ya sabemos que funciona que reinventar la rueda. Usa tu creatividad para lo que se necesita. Hay un tiempo para inventar y experimentar y hay otro para hacer lo que sabemos que funciona, y muchas veces la decisión entre ellos es lo que determina nuestra productividad.

 

7. Da tu máximo para hacer el máximo

Cuando hablamos de terminar nuestro trabajo, tienes que estar en tu mejor momento para poder dar tu máximo esfuerzo. Eso quiere decir, dormir suficientes horas, tomar descansos durante el día y tomar un tiempo para pensar y relajarte. Si quieres lograr algo, da todo tu esfuerzo.

 

A muchos de nosotros nos han enseñado que para tener éxito tenemos que emplear una enorme cantidad de esfuerzo y estar constantemente ocupados. Sin embargo, las personas más exitosas no necesariamente trabajan más duro que todos los demás—pero trabajan de una manera más inteligente.