Para la mayoría de nosotros, encontrar las palabras correctas para usar en reuniones de networking puede ser intimidante. El encontrar y sostener una conversación es complejo porque puedes estar perdiendo más que la atención de la otra persona. Puedes estar poniendo una futura oportunidad de trabajo o un trato comercial en riesgo.

Por eso es importante que evites tocar cualquier tema que pueda darle una razón a la persona con quién estás hablando de reconsiderar trabajar contigo (o incluso volverte a contactar).

Aquí te dejamos cinco temas de los que debes alejarte:

1. Raza, Religión o Política

No estamos diciendo que no puedas tener opinión sobre estos temas tan importantes, pero un evento profesional no es el foro para compartir estas opiniones, especialmente si estás buscando trabajo y estás conversando con un tomador de decisiones.

¿Qué pasa si esa persona con la que estás hablando también tiene fuertes opiniones sobre ese tema y además son opuestas a las tuyas? ¿Qué haces? Lo más probable es que en ese momento reduzcas o incluso elimines tu oportunidad para volver a hablar con él. Incluso si no estás buscando trabajo, si dejas salir algo ofensivo o que moleste al otro, puedes distanciar a alguien que podía haber sido tu aliado profesional.

¿Qué hacer si alguien trae uno de estos temas a la mesa?

Sonríe. Sonríe y di, “Estoy seguro que esta podría ser una conversación interesante, pero prefiero guardar mis opiniones para otra ocasión. ¿Te gustaría otra copa de vino?”

2. Problemas personales que te deprimen

Entendemos que los problemas personales pueden pesar mucho, especialmente si acabas de tener un día estresante en el trabajo o sigues sin encontrar trabajo. Y sabemos que el compartirlo con otras personas, muchas veces, da un sentido de alivio momentáneo.

Sin embargo, esta no es la audiencia correcta para compartir tus sentimientos y problemas.

¿Por qué no? Primero, conversaciones tan profundas pueden incomodar a las otras personas (lo que no es bueno para hacer networking). Pero también—si la otra persona es alguien que pueda servir a tu carrera—puedes dar la impresión de que eres infeliz o propenso a quejarte y eso no ayudará a tu causa.

Si te sientes deprimido o estresado por lo que está pasando en tu vida, busca a un amigo, familiar o incluso a un profesional que te escuche y te ayude a a resolver esos problemas y te de apoyo para que salgas adelante.

3. Hábitos que anuncien un problema

Igual que con las opiniones de temas sensibles, si tienes hábitos que pueden hacer que un extraño creo que algo anda mal en ti, considera evitar discusiones relacionadas con estos hábitos por completo.

De la misma manera que en una entrevista, demostrar o mencionar en una conversación de networking—incluso casualmente—que te gusta embriagarte, o que no puedes pasar una hora sin salir a fumar, o que tienes una adicción a Facebook, puede servir para que la otra persona deje de ponerte atención y busque salir de esa conversación.

4. Mentiras que intentar impresionar, pero que pueden salir mal

¿Alguna vez le has mentido a alguien para impresionarlo y luego descubren tu mentira meses después? Incluso si es una “pequeña mentira blanca” que no pensaste que fuera la gran cosa, puede regresar y molestarte después.

Aquí va un ejemplo:

Digamos que conoces a alguien en un evento profesional que te impresiona con sus historias y experiencia, tanto que te sientes obligado a enaltecer tu propia experiencia para parecer más interesante. Tal vez le hablas de un programa de estudios en el extranjero al que nunca asististe, o un certificado que simplemente no tienes.

¿Por qué no hacerlo? Esta persona es un extraño, no sabrá nunca la verdad. Tal vez no, pero ¿qué pasa si esa persona termina siendo el reclutador para un trabajo que tu quieres en unos años? O ¿qué pasa si te vuelves a topar con él en un año y hace referencia a esas historias que le contaste aquella noche pero tu no sabes de que habla?

Hablar de tus mejores habilidades y experiencias en cada conversación de networking está bien, pero asegúrate de no mentir.

5. Chismear de compañeros o gente de la industria

Se siente bien ser visto como alguien qué está enterado de todo lo que pasa en la industria y con sus jugadores, pero eso no significa que puedas chismear a todos sobre lo que sabes, especialmente no en un evento profesional.

¿Qué pasa si compartes una historia de cómo fulanito no renunció, más bien fue despedido por salir con una empleada—y la persona con la que estás platicando resulta ser su mejor amigo o cuñado?

Disfruta ese momento.

Ser un líder de la industria y estar enterado es fantástico, pero ser conocido como el “chismoso” no tanto.

 

Definitivamente no intentamos hacerte más difícil conversar en un evento de networking, ni queremos que te sientas abrumado. Más bien, queremos sugerir que mantengas la cordura mientras platicas con los demás asistentes. Aún y cuando la conversación se vuelve super casual, recuerda que aún estás en un ambiente profesional, y que la gente con la que estás hablando puede jugar un rol importante en el futuro de tu carrera. Sería terrible que un error de networking pudiera sacarte de la carrera para una buena oportunidad de trabajo.