La importancia del talento humano en la actualidad es innegable, poco a poco se ha convertido en un activo importante para el éxito de una empresa. Centrando el nuevo paradigma organizacional en las personas y no en los resultados.

Los profesionales con talento consiguen mejores resultados y, si se dan las circunstancias idóneas, son capaces de innovar y de poner en práctica ideas brillantes y enriquecedoras, capaces de dar esa ventaja competitiva que toda organización precisa para triunfar.

¿Cómo gestionar adecuadamente el talento?

La gestión del talento en las empresas no es una tarea sencilla, ya que no solo se trata captar y atraer a las personas con talento para incorporarlos a la plantilla. Además de desarrollar y potenciar el talento, se debe motivar y cuidar a los colaboradores para poder retenerlos

A continuación, ofrecemos 5 pasos fundamentales para potenciar y retener el talento humano:

1) Aprender a identificar y captar el talento

Los responsables de recursos humanos de las grandes empresas se obsesionan con conseguir los mejores profesionales, arrebatándoselos incluso a las compañías de la competencia, cuando en realidad muchas veces el talento lo tienen en casa. Bien dicen que un mal empleado es un talento fuera del lugar.

2) Cuidar y motivar al empleado con talento

Las personas con talento suelen ser ambiciosas, por lo que no siempre es fácil retenerlas. Para evitar que se marchen a la competencia es necesario que nunca pierdan la motivación.y eso pasa por ofrecerles la posibilidad de desarrollarse profesional y personalmente con incentivos y un ambiente adecuado.

3) Fomentar el compromiso

Además de habilidades y competencias, para desarrollar adecuadamente el talento un profesional debe tener un segundo ingrediente: compromiso. Éste sólo se logra mediante una buena comunicación entre la dirección de la organización y sus profesionales, y un entorno donde el trabajador se sienta motivado y satisfecho.

4) Fomentar el trabajo en equipo

Dos talentos suman más que uno. La excelencia en las organizaciones únicamente se consigue con el trabajo en equipo, tratando de sumar habilidades y competencias, con una mentalidad empresarial abierta y participativa, sin espacio para las actitudes o formas de trabajo excluyentes.

5) Crear un entorno de trabajo apropiado

Para conseguir excelentes resultados el entorno deber ser el adecuado, tanto en lo que respecta al clima y entorno laboral (buen ambiente, reservar un espacio para el relax y esparcimiento, cuidar de la salud física y mental), como en infraestructuras y tecnologías. No se pueden esperar buenos resultados si, por mucho talento que haya en la empresa, se siguen utilizando ordenadores o impresoras de hace una década.

Gestionar adecuadamente el talento, además de conseguir mejores resultados empresariales, genera felicidad personal entre los trabajadores. Potenciar nuestras habilidades y desarrollar nuestras capacidades es sinónimo de felicidad en cualquier empresa.