Ya decidiste buscar un nuevo trabajo y quieres que actualizar tus perfiles sociales sea parte de tu estrategia. Esa parte de tu plan es más que correcta: 93% de las compañías buscan candidatos a través de LinkedIn. Además, actualizaciones recientes a la plataforma hacen que puedas estar en su radar aún más fácil.

Sin embargo y a pesar de tus buenas intenciones, es posible que te estés perjudicando más que hacerte bien. En otras palabras, a pesar de todos tus esfuerzos para perfeccionar tu presencia online, puedes estar cometiendo estos errores comunes en LinkedIn.

1. Compartir ediciones de perfil

Si eres alguien que está añadiendo nuevos proyectos e información todo el tiempo, desactiva las notificaciones por edición de perfil para que tus contactos no sean notificados cada vez que haces un cambio. Guarda esa carta para cuando tengas algo particular o importante para compartir y que te haga resaltar.

Solución

Entra a tu perfil y ve a la sección de configuración. De ahí, da clic en la pestaña de privacidad y en la opción de “Compartir Ediciones de Perfil” selecciona “No.”

2. Cambiar repetidamente tu headline

Ahora que ya no mandas notificaciones cada vez que actualizas tu perfil, ¿eres libre de actualizar cualquier parte de perfil cada vez que quieras? Desafortunadamente, no.

Quieres que tu página te refleje—entonces ¿qué dice de ti si tu headline está cambiando constantemente?

Cuando cambias de headline constantemente haces ver como si no estuvieras seguro de como describirte a ti mismo. Y eso no es bueno.

Solución

Haz una larga lista de todas las posibilidades de headlines en las que puedas pensar. Para inspirarte, mira perfiles de personas que admiras o de personas que tienen el trabajo que quieres. Destaca las opciones que te gustan más, consúltalo con la almohada y entonces decide.

3. Usar tu perfil del trabajo como tu extracto

Tu perfil en la página de la compañía probablemente sea algo como: “[Tu nombre] es un [título del trabajo] que se especializa en [lo que haces]. Él se graduó con un título de [Universidad] y además [otro hecho]”

Eso quiere decir que está en tercera persona y que tiene información que ya está en tu perfil. Además es demasiado formal.

Los mejores extractos de LinkedIn son redactados en primera persona, comparten algo nuevo, ponen énfasis en tus talentos y suenan más conversacionales que robóticos.

Solución

Imagina como tu te describirías a ti mismo—y tu carrera soñada—a un nuevo contacto profesional. No solo hablarías en primera persona, además probablemente usarías mucho lenguaje divertido y emocionante.

4. Poner todo tu esfuerzo en agregar (y nada en borrar)

Es verdad: Hay mucho que agregar antes de que tu página esté lista para los reclutadores. Los reclutadores buscan por palabras claves así que querrás trabajar con términos que sabes que ellos podrían estar buscando.

Pero en LinkedIn no todo es más y más. Quitar contenido que pueda distraer o que pueda verse raro en un principio, es vital para refinar el mensaje que quieres dar.

Solución

Borra cuatro cosas: trabajos viejos y recomendaciones que no son relevantes para tu actual carrera laboral, aptitudes sin validación y logros que solo quitan espacio. Cuando ves las cosas en tu perfil, pregúntate si están complementando tu marca y el mensaje que quieres dar.