Si eres como la mayoría de los reclutadores, el solo pensar en tener que sentarte y actualizar tu currículum probablemente te suene muy aburrido.

Parte de la razón para que se haga tan tedioso es porque asumes que te tomará sangre, sudor y lágrimas para mantenerlo actualizado y alineado al tipo de trabajo que te gustaría conseguir.

Pero, ¿ y si te dijéramos que puedes hacer GRANDES CAMBIOS para mejorar tu currículum en TAN SOLO 5 minutos? ¡Así es, con un par de minutos puedes conseguir ese CV que hará que los reclutadores te tomen en cuenta!

Aquí te dejamos unos consejos rápidos y fáciles de ejecutar:

1. Deshazte de los Clichés

Si, entendemos que en verdad seas muy orientado al detalle, un gran trabajador en equipo y que seas responsable de un montón de cosas. El problema es que ahí tienes tres clichés horrendos y sobreusados que ensucian tu currículum en tan solo una oración.

Los reclutadores ven estas tres frases tan seguido—todos los días— que ya no significan nada para ellos.

Es verdad que las palabras clave son importantes, pero te podemos asegurar que ningún tomador de decisión busca “orientado al detalle” en un candidato.

El PRIMER PASO es mirar tu currículum y subrayar todo lo que sepas o sospeches que sea un cliché o incluso que hayas usado más de una vez. Después de haberlos detectado, ve a un buscador de sinónimos y encuentra palabras diferentes que puedan ayudarte a resaltar entre los demás.

2. Escribe los momentos clave de cada trabajo.

Este es uno de los errores más comunes que encontramos—alguien escribe todas las responsabilidades y tareas del trabajo, pero falla en especificar las cosas de las que se siente orgulloso.

Ciertamente los reclutadores necesitan entender qué hiciste, cuándo lo hiciste y dónde lo hiciste. Sin embargo, lo que en realidad va ayudarte es algún tipo de evidencia directa de tu éxito.

Lo que nosotros te recomendamos es separar cada trabajo en dos secciones: primero, da un breve resumen de las funciones principales del puesto que ocupabas. Después, crea una sub-sección que se llame “Logros Clave” y enlista algunos momentos de éxito en concreto y que te hagan sentir orgulloso. Incluso puedes resaltar algunas frases claves con negritas para asegurarte que el reclutador las vea.

Los números pueden ser tus mejores amigos, es decir, si ayudaste a la compañía a reducir costos en un 12% o ayudaste a generar 3 millones en ventas, no olvides incluirlos. Aunque considera que no todos los puntos tienen que ser cuantitativos.

3. Cambia el Objetivo por un Resumen

La parte superior de tu currículum es lo más importante. No lo malgastes hablando sin parar de un objetivo que en realidad no dice nada. El reclutador sabe tu objetivo: conseguir el trabajo. Entonces, en realidad no necesitas escribir que “Estás buscando un trabajo enfocado a la cultura, en una organización en crecimiento que beneficie tus habilidades y tu experiencia.”

Así que mejor borra ese objetivo y construye un pequeño resumen que te presente—y tu propuesta de valor—desde el principio. Recuerda: no tiene que ser perfecto desde la primera vez que lo escribas.

Asumiendo que tienes una idea decente de lo que buscan los reclutadores a los que estás viendo, escribe una serie de tres o cuatro oraciones que te presenten de una manera que se alinee al tipo de trabajo que estás buscando.

Por ejemplo, si estás buscando ser parte de un proyecto en una agencia de mercadotecnia, probablemente hayas notado que la mayoría de las descripciones de las vacantes piden habilidad para manejar tiempos de entrega, presupuestos y metas. Ellos buscan a alguien que pueda ejercer varias funciones sin problema y que puedan llevar a más gente a un objetivo.

Cual sea el tema en común en las vacantes que has estado buscando, lo que quieres con tu resumen es que te introduzca de tal manera que haga que esos reclutadores se interesen en ti.

5 consejos para mejorar tu cv

4. Alinea tus palabras clave con el trabajo

Si estás aplicando a vacantes en línea (por ejemplo aplicando directamente en la página de la compañía), hay una gran probabilidad de que un humano no sea el primero en ver tu currículum. Dicho eso, vas a hacerte un gran favor a ti mismo si te aseguras que las palabras que usas para describir tus habilidad y capacidades en tu currículum sean un espejo de las habilidades y capacidades que piden en la descripción del puesto.

Así que dale un vistazo a la descripción del puesto al que quieres aplicar. Destaca las habilidades requeridas y preferidas que se alinean con TUS capacidades. Ahora, asegúrate de que se estén usando en tu currículum—en tu resumen, en la sección de habilidades y en escrito en algún lado de tu historial laboral. Es, literalmente, así de simple.